Ideas antiguas contemporáneas

“En la Antigüedad, lo que se podía leer, o escuchar, en el caso de las masas iletradas, era mucho más limitado. Y expresaba primordialmente las opiniones aprobadas de forma oficial. Además, la réplica de cualquier idea que pudiera socavar la ideología oficialista era prácticamente imposible, pues si de algún modo se lograba evadir la censura teocrática, el castigo por tal herejía era una horrible tortura y muerte.

Había entonces, como aún los hay en el presente, recuerdos populares de antiguos mitos, rituales, versos y canciones. Pero gradualmente, con cada generación que pasaba, éstos se iban haciendo más confusos y distorsionados, ya que los sacerdotes, escritores de odas y canciones, poetas y escribientes los convertían en lo que pensaban que sería del agrado de sus señores.

[…] ya sea que se hiciera en nombre de dioses, obispos, reyes, o por fe, ambición o temor, esta labor de amoldar y reamoldar constantemente la literatura normativa oral y escrita no sólo siguió al cambio social: fue parte integral del proceso de cambio de normas”.

Entonces, como ahora, loros que quieren ver sus nombres escritos con letras de oro no faltan. Y, por otro lado, la misión de quien no se pliega a esto de las literaturas normativas, los amos, los obispos y los dioses.

La cita está sacada de “El caliz y la espada”, de Riane Eisler (Cuatro vientos, 9ª, 2005).

eisler-the_chalice_and_the_blade

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s